Un grupo de personas residentes acompañados de sus monitores han acudido a la localidad de Boñar en León para disfrutar de una semana de camping.

Aprovechando el sol y el calor de León han realizado multitud de actividades, como rutas de senderismo, baños en la piscina y en el río…

El verano está hecho para disfrutar y desconectar de la rutina y eso es precisamente lo que han hecho. Este año, además, bien merecido tras los duros confinamientos que les ha tocado vivir.